¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

En Corredordemontaña.com usamos cookies

Corredordemontaña.com utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web. Estamos haciendo todo lo posible por facilitar el uso de dichas cookies, así como su gestión y control al utilizar nuestros servicios.

¿Qué son las cookies?

Las cookies son pequeños archivos de texto que se almacenan en el dispositivo del usuario de Internet al visitar una página web. Es el operador del sitio web el que determina qué tipo de información contiene dicha cookie y cuál es su propósito, pudiendo además ser utilizada por el servidor web cada vez que visite dicha web. Se utilizan las cookies para ahorrar tiempo y hacer la experiencia de navegación web mucho más eficiente. No obstante, pueden ser usadas con varios propósitos diferentes que van desde recordar la información de inicio de sesión o lo que contiene su pedido de compra.

Existen una gran cantidad de guías en las que se explica lo que son las cookies, y para qué se utilizan. Pro nuestra parte, les explicaremos cómo afectan estas cookies a la página web de Corredordemontaña.com, pero en el caso de que necesite más información al respecto, eche un vistazo a estas páginas:

¿Cómo utiliza Corredordemontaña.com las cookies?

Corredordemontaña.com tan solo utilizará las cookies que Usted nos deje utilizar. Podrá controlar sus cookies a través de su navegador. Podrá encontrar más información al respecto más adelante. Hemos utilizado algunas de las guías existentes para clasificar las cookies que usamos en varios grupos:

  1. Cookies de Rendimiento

  2. Cookies Funcionales

  3. Cookies de Marketing

A continuación encontrará más información sobre cada uno de estos tipos de cookies.

1. Cookies de Rendimiento

Se trata de cookies que recogen información sobre cómo utiliza el sitio web (por ejemplo, las páginas que visita o si se produce algún error) y que también ayudan a Corredordemontaña.com a la localización y solución de problemas del sitio web. Toda la información recogida en las mismas es totalmente anónima y nos ayuda a entender cómo funciona nuestro sitio, realizando las mejoras oportunas para facilitar su navegación.

Dichas cookies permitirán:

  • Que Usted navegue por el sitio

  • Que Corredordemontaña.com recompile información sobre cómo utiliza Usted la página web, para así entender la usabilidad del sitio, y ayudarnos a implementar las mejoras necesarias. Estas cookies no recogerán ninguna información sobre Usted que pueda ser usada con fines publicitarios, o información acerca de sus preferencias (tales como sus datos de usuario) más allá de esa visita en particular.

2. Cookies Funcionales

Nuestro propósito con estas cookies no es otro que mejorar la experiencia de los usuarios de Corredordemontaña.com. Podrá rechazar en cualquier momento el uso de dichas cookies. Corredordemontaña.com utiliza estas cookies para recordar ciertos parámetros de configuración o para proporcionar ciertos servicios o mensajes que pueden llegar a mejorar su experiencia en nuestro sitio. Por ejemplo, recuerdan el país o el idioma que ha seleccionado al visitar las páginas, y no se utilizan con fines de marketing.

Dichas cookies permitirán:

  • Recordar sus datos de inicio de sesión como cliente al volver a la página

Estas cookies no recogerán ninguna información sobre Usted que pueda ser usada con fines publicitarios, o información acerca de sus preferencias (tales como sus datos de usuario) más allá de esa visita en particular.

3. Cookies de Marketing

Dichas cookies son gestionadas por terceros, con lo que podrá utilizar las herramientas de éstos para restringir el uso de estas cookies. Algunas de las cookies se utilizan para enlazar a otras páginas web que proporcionan ciertos servicios a Corredordemontaña.com, como puede ser el caso de Facebook, Twitter o Google. Algunas de estas cookies modificarán los anuncios de otras webs para adaptarlos a sus preferencias.

Estas cookies permitirán:

  • Enlazar con redes sociales

  • Pasar información sobre su visita a la página de Corredordemontaña.com para adaptar anuncios en otras páginas.

Además de aceptar o rechazar el uso de ciertas cookies a través de la página web de Corredordemontaña.com, también podrá gestionarlas haciendo uso de la configuración de su navegador.

Aquí tiene una fuente de información sobre cómo llevar a cabo dicho proceso: http://www.allaboutcookies.org/manage-cookies/

Tan solo leeremos o escribiremos cookies acerca de sus preferencias. Aquellas que hayan sido instaladas antes de modificar la configuración permanecerán en su ordenador y podrá borrarlas haciendo uso de las opciones de configuración de su navegador.

ImagenNoTocar

Las lesiones de tobillo en el corredor de montaña: tratamiento y prevención

Martes, 26 de Agosto de 2014 09:16 || Escrito por Juan Díaz Lorenzo

Tratamiento y prevención de las lesiones de tobillo. Foto: Telemasajemadrid

 

El fisioterapeuta y colaborador de Corredor de Montaña Juan Díaz Lorenzo aborda las lesiones y los dolores más frecuentes a los que se enfrentan los corremontes. En esta ocasión, el protagonista es el tobillo.

Después de unas largas vacaciones, continuamos con los artículos en los que abordaremos las lesiones y dolores más frecuentes que se dan en los corredores de montaña, dividiéndolos por articulaciones. Si en el primer artículo nos ocupábamos de la rodilla, ahora es el turno del tobillo. Esta articulación sufre de forma especial en los corredores de montaña, por lo que debemos prestar más atención a los dolores y molestias, que nos sirven como signos de alarma ante lesiones incipientes, y que si no les hacemos caso, pueden llegar a convertirse en lesiones que nos aparten por mucho tiempo de los caminos y sendas que tanto disfrutamos.

Cara anterior del tobillo: en esta zona se localiza el tendón del músculo tibial anterior, siendo el más prominente en la parte anterior del tobillo. También están los tendones de los extensores de los dedos, situados más al centro. Un dolor localizado en la parte interna de la cara anterior, es muy probable que se deba a una inflamación del tendón del tibial anterior. La causa tenemos que buscarla bien en un exceso de trabajo del propio músculo (correr con zapatillas muy pesadas o llenas de barro, hacer subidas con mucha pendiente), o bien en un exceso de tensión de los músculos de la parte posterior de la pierna (el tibial tiene que hacer mucha fuerza para “ganarles”). Una vez determinada la causa, deberemos estirar y relajar muy bien la musculatura sobrecargada, para evitar una tendinitis que nos obligaría a parar durante más tiempo.

Otro dolor frecuente en esta zona, y que aparece en frío, sin golpes ni torceduras previos, es el dolor que produce un bloqueo del hueso astrágalo. Esto nos da una sensación de bloqueo en el tobillo, y dolor al subir y bajar escaleras y después de estar en reposo un tiempo. Este problema tiene que ser tratado por un profesional.

Cara posterior del tobillo: aquí únicamente hablaremos del tendón de Aquiles. Este tendón es de los más fuertes del cuerpo, y soporta una gran tensión al tener que trabajar tanto al impulsarnos cuando subimos, como al frenarnos en las bajadas. Normalmente, como he dicho en otras ocasiones, siempre nos avisará antes de una lesión, por lo que si aparecen molestias en los primeros kilómetros que luego desaparecen, inflamación o sensación de acortamiento en la parte posterior de la pierna, hay que prestarle atención. Si esto pasa, debemos bajar el nivel de entrenamiento, introducir entrenamientos en piscina o BTT, y relajar la musculatura de toda la cara posterior de la pierna, a ser posible mediante un masaje de descarga.

Cara interna del tobillo: En la cara interna hablaremos del LLI (Ligamento lateral interno) y de los tendones de los músculos tibial posterior y flexores de los dedos. El LLI rara vez sufre una lesión por estiramiento, siendo más habitual la lesión por pinzamiento de la capsula articular en la cara interna. En ambos casos, existirá un mecanismo lesional, por lo que debemos ponernos en manos de un profesional para reducir al máximo el tiempo de recuperación. En el caso de los tendones del tibial posterior y los flexores de los dedos, éstos se lesionan por un esfuerzo brusco (series con clavos o en cuesta) o por sobrecarga, los síntomas serán dolor en frío por detrás del maléolo interno, que mejora en caliente y con calzado con mayor drop, pero que aumenta mucho después de los entrenos. Aquí, solo si lo atajamos en fases iniciales, serán suficientes estiramientos de soleo y gemelos; si ya existe mayor inflamación, necesitará tratamiento fisioterápeútico.

Cara externa del tobillo: En la parte externa hablaremos del LLE (Ligamento lateral externo) y de los tendones de los músculos peroneos. El LLE es el ligamento que con mayor frecuencia se lesiona en el corredor de montaña. Cuando nos hacemos una torcedura, independientemente de la inflamación, puede haber una elongación de fibras (no saldría hematoma) o rotura de fibras (saldría hematoma), y dependiendo de la cantidad de fibras dañadas, tendremos un esguince de mayor o menor grado. En cualquier caso, esta lesión siempre tendrá un mecanismo lesional, y debe ser un profesional quien nos valore, para ajustar la recuperación al grado de la lesión. Sin embargo, cuando aparece dolor en la cara externa del tobillo sin haber tenido torcedura, o al menos ninguna importante, puede ser debido a dos cosas: una elongación del LLE, que con dos-tres días de reposo relativo y una semana en total haciendo ejercicios con menor carga (bici, gimnasio, piscina, propioceptivos) en principio bastaría; o una distensión de los tendones de los peroneos. Esta segunda causa sucede cuando los músculos peroneos reaccionan para proteger un movimiento de inversión del pie (torcedura hacia dentro) y lo hacen tarde o no tienen fuerza suficiente para frenar el movimiento. Entonces sufren una elongación, que puede afectar solo al tendón, con inflamación y dolor debajo del maleolo externo, o también dañar el vientre muscular, que se encuentra en la cara exerna de la pierna. En cualquiera de estos dos casos el tratamiento requerirá de los días de reposo y bajada de intensidad en los ejercicios igual que en la distensión del LLE, pero la vuelta a la carrera a pie será más progresiva que en el caso de lesión del ligamento, ya que si no, se producirá un tenosinovitis de los peroneos, lo que nos obligaría a realizar un parón en los entrenos mucho más largo.

Por Juan Díaz Lorenzo


Logo Juan Díaz

 

 

 

 

 

 

 

Deja tu comentario

Por favor autentifícate para dejar un comentario.

Real Time Analytics